SWERC 2006. A Trip to Lisboa

Los lectores más fieles sabrán que el curso pasado Edu, Berte y yo fuimos los ganadores del concurso de Programación del Patrón de Informática. Aunque ese día tuvo muchas más anécdotas, y una sesión fotográfica digna de ser recordada, esta entrada se referirá a asuntos mucho más freaks.

Como premio por la victoria, se nos comentó que nos tocaría viajar o bien a Lisboa o bien a Berna (creo que era ahí). Pues bien, fijándose en el título, es fácil saber que acabamos yendo al primero de los sitios.

Fuimos los citados Edu, Berte y yo, y además vino el equipo clasificado en 2ª posición (Guillermo, Ander y Pablo), y tuvimos a Carlos como coach. No sé cuáles son las tareas que se supone que debe realizar un coach. En nuestro caso, se encargó de todo: reserva de vuelos, reserva de hotel, horarios, cómo llegar a los sitios... Fue nuestro raiseleiter :P

El plan original consistía en llegar el viernes, dejar las cosas y registrarse en el hotel, y bajar a Lisboa, a hacer un poco de turismo. Hacer otro tanto el sábado por la tarde/noche, y repetir el domingo. La realidad tuvo bien poco que ver...

Llegamos el sábado hacia las 17:30 hora local, y perdimos la mitad de la tarde esperando por las maletas de Berte, que se habían extraviado en Barajas. Nosotros fuimos capaces de recorrernos la T4 al galope, y solucionar de ese modo el retraso de 40 minutos en el vuelo Coruña - Madrid, pero se ve que las maletas no fueron tan hábiles :P. Para habilidad, la recepcionista del hotel. Sí, sabía español, todo un logro. Pero era tonta, tonta... menudo lío se hizo para asignar las habitaciones.

  • Esta es la 605, ¿no?. Esta la 602, esta la 604, y esta la 605, ¿no?
  • Pero... ¿Dos 605? ¿No será la 608?
  • Ah, sí. Entonces esta es la 605, y esta la 605, ¿no?

En fin, vaya por dios... Para cuando acabó toda la sesión de trileros y funambilstas, era suficientemente tarde como para pensar sólo en la cena: Pizzería Verde e Amarelo. Y luego, a dormir: medio-llovía, hacía viento, y no apetecía bajar a ver Costa da Caparica. Porque claro, y aunque no lo dije hasta ahora ...

Estábamos a más de 30 minutos en bus de Lisboa, en una zona de veraneo llamada Costa da Caparica.

Habíamos llegado allí tras 1h de taxi, porque apanhamos tránsito. 45€ de carrera: briconsejo, intentad coger sólo taxis blancos, o verdes y negros. Los que son de color negro, caca, ni mirarlos.

El sábado, hala, venga a madrugar: a las 07:00 en pie (yo, que llevo sin madrugar desde que era joven, pensé que no abrían las calles tan temprano). Primera parada: buffet libre de desayuno. Como os podeis imaginar, todos comíamos como si lleváramos semanas sin hacerlo, plato tras plato. Luego nos subieron en bus ( me vinieron a la mente mis viajes a Irlanda, todos en bus de excursión por ahí adelante), y nos llevaron a la Nova Universidade de Lisboa. Dos charlas/conferencias, sesión de prácticas, comida tipo comedor universitario... Cuando al fin nos dejaron libres, serían las 17:30-18:00, y a las 20:00 era la cena. Ahí dudamos entre bajar a Lisboa a dar una vuelta, y cenar por nuestra cuenta, o si quedarnos. Acabamos quedándonos: la frecuencia de los buses y el hecho de que al día siguiente había que levantarse a las 06:00 nos echó para atrás. Así que fuimos a dar una vuelta por Costa da Caparica, el paseo al lado de la playa, y un centro comercial, y a las 20:00 estábamos ahí, en plan todo cuánto pueda comer.

Domingo: competición y turismo. Después de mi mayor madrugón en meses, y volver a comer en plan industrial, hala, a la Facultad. Una charla preparatoria, y a competir. La competición, un desastre: aunque fuimos capaces de completar dos ejercicios, uno se nos iba de tiempo, y el otro de memoria, así que nuestro resultado final fue un cero patatero. Nos dio mucha pena, y estuvimos llorando abrazados un rato, al acabarse el tiempo, pero después de una semana, estamos empezando a superarlo. Si queréis ayudarnos económicamente, en breve actualizaré el blog poniendo un identificador de PayPal donde se podrán hacer donativos.

Lo que realmente nos estaba jodiendo, o al menos a mí, era el hecho de estar en Lisboa un fin de semana, y no haber visto NADA DE NADA. Así que en cuanto acabó toda la ceremonia de entrega de premios, pasamos por el hotel, y fuimos a buscar el bus para ir "al centro", con la suerte de que encontrar la parada, y que llegase el bus fueran cosas consecutivas: no esperamos ni 5 minutos.

En Lisboa, y tras coger un metro, nos recorrimos todo lo que pudimos: no me preguntéis nombres de sitios, no los retuve. Supongo que tanto Edu como Berte se acordarán al menos de uno. Cenamos en un restaurante, en plan jefazos, y nos fuimos a tomar una cerveza bohemia, y tras unas 5-6h de turismo, volvimos de nuevo en bus, a una velocidad poco inferior a la del sonido.

El lunes no dio mucho más de sí: en un alarde de habilidad, cogimos taxis de los buenos para ir al aeropuerto, costando estos unos 20€, y estuvimos jugando a la pocha (deporte oficial del concurso) en todo cuanto momento libre tuvimos. (A Berte creo que le ofrecieron ya un contrato de profesional, y yo oí por ahí que estoy en los puestos altos del draft)

En resumen, y a falta de contar las anécdotas ( me salió un texto demasiado aséptico ), el viaje estuvo bien, pero tenía la ilusión de que hubiera estado mejor :P.

En cuanto traiga el cable para conectar la cámara, subiré las fotos más decentes. Y si Edu o Berte hacen alguna referencia a este evento en sus blogs, lo linkaré también :)

social