Expo 2008: De viaje por Zaragoza (IV)

Por Zaragoza

Después de comer algo en el piso, y con la idea de no encontrarnos con el casero y no perder así toda la tarde, salimos a hacer el turista un rato. Acabamos haciendo lo mismo que casi todo el mundo: ver iglesias, templos, catedrales... hasta llegar a la Basílica del Pilar. Con la salvedad de que acabamos, sin querer, en el barrio de las putas. En serio, sin querer :P

"-¿Te gusta, chiquitín?"

Qué majas que son en Zaragoza las mujeres de la noche :D

No tuvimos problema para entrar en la basílica del Pilar: ni por las pintas que llevábamos (omitimos totalmente el cartel que prohibía la entrada a gente vestida con pantalones cortos, faldas o vestidos demasiado cortos, escotes o camisetas de tirantes, así como "calzado inapropiado"), ni por la afluencia de gente. Y es que en la plaza había una cantidad enorme de chavales, con banderitas de diversos países: resulta que eran los afortunados de La Ruta Quetzal.

Como consejo que quizás resulte útil a más de uno, en Zaragoza la gente tiene en poca estima a los peatones: si el semáforo se pone en verde, aunque tú todavía estés cruzando, los coches arrancarán. Nos coincidió verlo una o dos veces, y joer, por qué poquito...

Otra cosa que aprendí es que los turcos son muy raros. Supongo que casi todos "mis lectores" conocen el vídeo del indio loco. Pues en el kebab donde cenamos dos de los días tenían una especie de MTV que ponía este tipo de canciones una y otra vez. Todos podrían ser Hits :D.

social