La importancia de la comunicación

Este jueves fue mi última clase del curso de oratoria Aprehender a transmitir. Desde que estoy trabajando (¡se cumplieron dos años el miércoles pasado!) cada vez estoy más convencido de la importancia de saber comunicarse.

Si no sabemos comunicarnos, es fácil acabar hablando a gritos, poniéndonos a la defensiva, cerrándonos en banda... o provocando todas esas reacciones en nuestros interlocutores (no podemos perder de vista eso: según la ocasión estaremos en uno u otro lado).

El año pasado realicé un curso de Liderazgo y dirección de grupos: su contenido era básicamente teórico, centrado sobre todo en la motivación. Pero también se nos habló de inteligencia emocional, de la importancia del lenguaje corporal y de una serie de mensajes no hablados a los que deberíamos atender para mejorar nuestra comunicación.

El curso de este año, Aprehender a transmitir, fue mucho más práctico: hicimos ejercicios de comunicación y debate, tanto preparados como improvisados. Tratamos un tema muy interesante, la asertividad:

Es una forma de expresión consciente, congruente, clara, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros legítimos derechos sin la intención de herir o perjudicar, actuando desde un estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia.

Es importante entrenar todas estas habilidades: incluso si consideramos que somos buenos comunicadores, determinadas situaciones (y personas) requerirán un gran esfuerzo para llevar la comunicación a buen puerto.

Para finalizar, si alguno está por Coruña el 18-03-2010, a las 20:00 en el Macuf habrá una conferencia impartida por José Ballesteros, titulada La Comunicación como herramienta de relación.

social