Curas, elefantes y chalecos reflectantes

Otro sueño más (y ya van unos cuantos)

Mi abuelo me lleva, con su Renault 21, a buscar a un cardenal y al papa (sí, a Benedicto XVI). Yo tengo puesto un chaleco reflectante, porque justo antes, un elefante acaba de matar a nueve personas. Cuando llegan los religiosos, hago el gesto de besar sus anillos (creo que lo hago mal, porque el cardenal pone mala cara, y Benedicto aparta la mano), y cruzamos la calle para entrar en una tienda donde venden artículos (como medallones) de nácar y marfil. Esos artículos son más baratos cuando se venden en moneda extranjera.

A pesar de lo absurdo de la situación, la única razón por la que estoy incómodo es que el chaleco reflectante (que ya no es chaleco, sino chaqueta) me queda grande.

Se agradecen comentarios para ayudarme a interpretar el sueño :)

social